Nuestra cultura
El espíritu innovador de los individuos y pequeños equipos se favorece mediante una estructura única y no jerárquica.
En Gore, valoramos el talento y los intereses de nuestros asociados.
Nuestra filosofía fomenta la comunicación directa.
La innovación y el éxito son posibles gracias a la colaboración.

Cómo trabajamos, marca la diferencia. Gore alienta la innovación, implicando a aquellos más cercanos a cada proyecto en la toma de decisiones. Los equipos se organizan en torno a oportunidades, y los
líderes emergen.

Cómo trabajamos en Gore, marca la diferencia. Desde que Bill Gore fundó la empresa en 1958, Gore ha sido una organización basada en el equipo y de entramado plano que fomenta la iniciativa personal. No hay organigramas tradicionales, no hay cadenas de mando, no hay canales de comunicación predeterminados.

En cambio, nos comunicamos directamente entre nosotros, y somos responsables frente a los compañeros miembros de equipos multidisciplinares. Fomentamos la innovación, implicando a aquellos más cercanos a cada proyecto en la toma de decisiones. Los equipos se organizan en torno a oportunidades, y los líderes emergen. Este tipo único de estructura corporativa ha demostrado ser una contribución importante para la satisfacción general y la fidelidad de nuestros asociados.

Trabajamos fuerte cómo maximizar el potencial individual, manteniendo el énfasis en la integridad de los productos, y cultivando un entorno en el que la creatividad pueda florecer. Una confianza fundamental en nuestra gente y en sus capacidades sigue siendo la clave de nuestro éxito.

¿Cómo sucede esto? Todos los asociados (no empleados) son contratados para áreas de trabajo generales. Con la orientación de sus patrocinadores (no jefes) y una comprensión creciente de las oportunidades y los objetivos de equipo, los asociados se comprometen con proyectos que se adaptan a sus capacidades. Todo esto tiene lugar en un entorno que combina la libertad con la cooperación y la autonomía con la sinergia.

Todo el mundo puede ganarse rápidamente la credibilidad como para definir y conducir proyectos. Los patrocinadores ayudan a los asociados a trazar un curso en la organización que ofrecerá una satisfacción personal a la vez que maximizará su contribución a la empresa. Pueden nombrarse líderes, pero los definirán los compañeros. Con más normalidad, los líderes emergen de forma natural demostrando conocimientos, habilidades o experiencias especiales que avanzan hacia los objetivos empresariales.

Los asociados se adhieren a cuatro principios de guía básicos articulados por Bill Gore:

Equidad entre todos y con cualquiera con quien se entre en contacto Libertad para impulsar, ayudar y permitir que otros compañeros aumenten conocimientos, habilidades y áreas de responsabilidad Habilidad para establecer compromisos propios y mantenerlos Consulta con otros asociados antes de emprender acciones que podrían afectar la reputación de la empresa.